The General en La Cineteca Nacional

Cineteca NacionalNo recuerdo si ya escribí de mi primera impresión al ver “The General” de Buster Keaton (traducida como La General o El Maquinista de la General), me parece que ya había escrito sobre ella en alguna entrada anterior y seguramente haya mostrado mi agrado por esta película. Creo que aunque tendrá un mensaje político de su época al colocar a su protagonista con el ejército sureño en la guerra de secesión, podría ser un ardid o simplemente una decisión de los productores, o simplemente por estar basado en un libro (The Great Locomotive Chase) que se respeto en ese sentido. Independientemente de eso, la película es muy buena y su humor es muy eficaz hasta hoy en día, lo comprobé por las risas generales en el cine (no solo era yo). Este humor es mezcla de las acrobacias, los malentendidos, las situaciones fortuitas y el increíble azar que favorece al protagonista.
La segunda vez que vi esta película fue en mi viaje a la Ciudad de México el mes pasado, en la cineteca nacional, bajo el ciclo Bandas Sonoras: cine mudo a ritmo de rock. En este caso fue un ensamble de Jazz, Swing Gitan, los encargados de musicalizar la película muy al estilo de Django Reinhardt. La música le da una nueva dimensión a la película, algunas escenas se acentúan y toman un matiz muy interesante. El ensamble esta conformado por Alfonso de la Torre, Carlos Honc y Alejandro Rojas, el cual cuenta con una gran trayectoria. Nota en la pagina de conaculta al respecto.

Cuando llegamos (Audrey y yo) a la ciudad de México quise visitar la cineteca nacional; por casualidad encontramos que la película se exhibía dentro del ciclo unos días después. Había escuchado de el ciclo por La Barranca que musicalizo hace casi un año “El Fantasma de la Opera”. Como esta película de Buster Keaton era de nuestro agrado, nos decidimos ir a verla. También hubo una función un día antes de “El Informe Toledo” con un concierto posterior de Steve Brown y con la presencia del director en la sala, lamentablemente no llegamos a tiempo y no la pudimos ver, entramos a ver “Un Profeta” de Jaques Audiard, del cual ya habíamos visto “El latido de mi corazón” (De battre mon cœur s’est arrêté) cuando MMCinemas aun tenia unas salas pequeñas que llama muestra alterna por el Tec. También estaba el ciclo de “Las Imprescindibles de Monsiváis” proyectando películas mexicanas del gusto del escritor, que me pareció un gran ciclo.

Quisiera que la Cineteca de Monterrey fuera así, con iniciativas de esas características, si  proyecta buenas películas y disfruto mucho ir, pero creo que le falta iniciativa para ciclos como el de Bandas Sonoras. Otro problema de la cineteca es que tienes que estar ahí para saber que hay en cartelera, casi nunca me entero de que películas están ya que en la página no viene nada (al momento) y de no ser por mi aplicación del ipod no sabría la cartelera. También estaba un folleto de CONARTE sobre los eventos del mes, lo dejaron de hacer y ahora enviando un folletín semanal, el cual no es malo, pero hay eventos de todas clases y tienes que estar buscando lo que hay en la Cineteca. Hay una liga para la cartelera, pero no esta actualizada, tiene películas que se exhibieron en mayo de no se que año.

The Young Lions para empezar el año

Empiezo la semana con un nuevo post (generico, pero al fin es lo que he estado haciendo ultimamente), este fin de semana me la pase encerrado viendo una temporada de X-Files (solo había visto algunos episodios en la vida y la ultima pelicula no me dejo buen sabor de boca) y Aurora le gusta mucho, la serie toma mucho de Twin Peaks ó al menos sentí la ambientación muy parecida y también el hecho que sea el FBI e investigue un caso que ronda en lo paranormal. Lo que más me gustó fue el equipo de los pistoleros solitarios, vaya que partida de tipos y siempre tienen respuestas a todo. Bueno, también vi “The Young Lions” (en españa le pusieron “El Baile de los Malditos”, no me pregunten de donde salió) con Marlon Brando, y a pesar de no ser tan densa como otras películas bélicas (“Full Metal Jacket” ó “Apocalipse Now”) me gusta el giro de poner como uno de los protagonistas a un teniente Nazi (Marlon Brando con un cabello rubio descolorido), sirviendo al partido para un futuro mejor, sin conocer lo que hacían en los Lagers y presenciando las practicas inhumanas en contra de sus enemigos. No puedo decir que es un filme imparcial, es anti-Nazi y pro-estadounidense (mas que pro-aliados, ya que los rusos son solo cuentos en esta película), y las mujeres lo representan, la americana, cosmopolita, conocedora de política y una vidente increíble (ya sabía lo que los Nazis iban a hacer desde 1938), la alemana (encarnada por May Britt, actriz sueca conocida por los escandalos racistas por casarse con Sammie Davis Jr.) , una come-hombres, casada pero sin impedimentos de tener amoríos con generales y cualquier galán que se le pusiera enfrente, incluido Marlon y la francesa, una víctima que perdió a su marido en la guerra y que es rebelde de espíritu, pero que es capturada por la honestidad del teniente alemán. Se puede decir que los bandos están reflejados en estas mujeres, y ellas son las que se quedan fuera del conflicto, eso me pareció acertado. La historia va de un bando al otro, la misión de Brando, y la historia del reclutamiento del personaje de Montgomery Cliff, un judío pobre de Nueva York y Dean Martin un actor y cantante de Broadway medio cobarde. El director de esta película fue Edward Dmytryk, que estuvo dentro de “los diez de Hollywood” y logró a pesar de todo continuar con su trabajo, de ahi probablemente la ausencia de comunistas en el bando aliado en esta película.

Bueno, esta semana es de regresar a labores extra-laborales normales, la maestría y el alemán, hay muchas cosas que hacer y poco tiempo, pero como escribió Victor Hugo: “El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad”. ¡Saludos y buen inicio de semana!

El

“El” es el nombre del filme que vi hace unos días, y que me pareció aparte de genial, brutal. El hombre es una bestia, guarda muy en su interior una fiereza animal instintiva, y puede ser tan cruel incluso contra lo que se ama con locura. En “El” se narra el abuso y la crueldad sicológica, que puede marcar más que el abuso físico ya que es menester de ya sea hombre o mujer permanecer con su pareja a pesar de todo, es un huracán de tabúes, desde el que dirá la sociedad, la santidad del matrimonio y la presión de la familia. Yo sufrí en algunas partes de esta película, creo que es un logro para el cineasta sacar un sentimiento tan horrible y humano a la vez, no solo son los celos y el machismo mexicano, es algo mas; compararía la locura del personaje de Arturo de Córdova con la locura del personaje de Max Von Sydow en “La Hora del Lobo” de Ingmar Bergman, ambos llevan su historia a un punto muy denso que es muy frustrante, pero que es precisamente lo que se busca expresar.

Buñuel es un director que le interesa más el fondo que la figura, para el el cine es un medio para expresar su sentir, y si es necesario este necesita ser visualmente burdo y tosco, solo hay que recordar el ojo cortado de “El perro andaluz”. Hay que ver que en esta ocasión en “El” tiene la ayuda de un Gabriel Figueroa en pleno apogeo, cuando mejor estaba trabajando, justo después de su primera incursión en Hollywood con John Ford en “The Fugitives” que después no pudo cumplir con un contrato porque estaba el problema del Hollywood Ten y la persecución de comunistas y había algunos mexicanos involucrados. Figueroa utiliza muchos filtros, dando una sensación de oscuridad e utiliza muy bien la iluminación, es excelente la escena del campanario y dentro de la casa, también la panorámica de Guanajuato, esto ayuda a la película a no estar hundida en un mar de incertidumbre y oscuridad que siento que es el pecado de “La Hora del Lobo”, mas no por eso deja de ser una buena película. Esta película creo que es parte aguas de películas como “Repulsion” y “El Bebe de Rosemary” de Roman Polanski, donde la fragilidad de la protagonista hace realmente sufrir a la audiencia, es un cine muy visceral, tiene tintes medievales también, como el final, algo así como “El Séptimo Sello” en el caso del final, creo que tiene un vinculo con esas épocas oscuras.

Aprovecho el post para desearles a lo mejor estas fiestas decembrinas, espero que tengan un excelente inicio de década, les mando un abrazo.

Un par de semanas de enclaustro

Hola!

Ultimamente he estado abrumado de trabajo, tengo que entregar un par de proyectos, preparar clase, hacer ejercicios de alemán (Deutsch übung… schaiße!), arreglar el boiler que tiene una fuga, mas aparte mi trabajo en la oficina y un montón de cosas que por iniciativa propia estoy haciendo que ya postearé sobre eso en su momento. Estoy un poco estresado, pero aun asi al terminar el día no me siento abrumado, estoy por el camino que quiero y eso es lo importante.

El domingo me pude escapar para ver una pelicula en la cineteca llamada “Brick Lane” (creo que la tradujeron como “Camino a la plenitud”), trata sobre una mujer india que la casan con un hombre educado y se van a vivir a Londres, donde he escuchado que abundan, creo que algo parecido a los mexicanos en EU. Ella cumple con sus deberes muy marcados en las tradiciones religiosas y costumbristas; su unica dedicacion es la casa, sus dos hijas y su esposo, hasta que este es desocupado y ella por iniciativa propia decide ayudar con el gasto dedicandose a la costura. La pelicula esta situada en plenos ataques a las torres gemelas, cuando grupos radicales ingleses atentan contra las comunidades islamicas Londres, haciendoles la vida insoportable; y esta mujer debera lidiar con ello, con su esposo y sus deudas que pasaron a ser también de ella, y aparte un hombre que le despierta un deseo carnal. Ella siempre tiene el sueño de perseguir a su hermana que se quedo en India y que es una escena recurrente en la pelicula, donde empieza a comparar su vida con la de su hermana. Esta interesante, aunque a veces cae en un momentos lentos, creo que es muy buena opción para los que no quieran ver churros como Luna Nueva. Por cierto, me fascinan los vestidos indios, ella siempre viste con Sari, que me parecen hermosos.

¡Saludos!

Full Circle Magazine. – Noticias, reseñas y novedades de Ubuntu y otras distribuciónes de Linux.

“After the Software Wars”, Keith Curtis (Resumen parte 2)

Las licencias es otro tema tratado por el autor. Free Software no significa que sea gratis en su descarga, significa que es libre para abrir, estudiar, modificar y mejorar, características que permiten al software mejorar con el tiempo debido a la gran retroalimentación que existe. El autor nos comenta que, políticamente, se considera al Free Software como una idea marxista; desde la antigüedad, la ciencia (como lo es el desarrollo de software) ha sido difundida por sabios y universidades para ser mejoradas. La realización de estas mejoras es precisamente como se está llevando a cabo el modelo de comunidad de Linux: es como una universidad global que reúne a un número muy grande de adeptos para mejorar el sistema; este modelo común será capaz de vencer cualquier modelo comercial en un futuro cercano. En contraparte al Copyright, existe el Copyleft, un estatuto que permite la libertad absoluta del código de un software (a diferencia de algunos códigos lanzados por universidades como el MIT y Bekerley, que tienen el código libre pero no pueden ser implementados más que para su estudio, y se deben copiar unas clausulas mencionándolo en el código generado en base a su estructura). Cuenta el autor que en una ocasión que trató de dar servicio a una página web con software de Microsoft, ésta tenía unos bugs muy difíciles de filtrar, por lo que siendo ex-trabajador, pidió ayuda a un contacto de dentro. Sacó el problema a flote y lo corrigió, pero, de no haber sido por su contacto, corregir el problema hubiera sido como hacer brujería, hacer algunas cosas al azar y cruzar dedos para ver si funcionan. Éste es el problema cuando el software no es libre, no se puede saber a ciencia cierta cómo esta compilado, y su servicio también se hace muy centralizado, comercial para la empresa desarrolladora y de comportamiento monopólico.

Hay algunas aplicaciones que el gobierno de EU está utilizando en base al GPL (General Public License); esto nos lleva a creer que, a pesar de ser un código abierto, es un código seguro, ya que no hay puertas traseras ni otras maneras de entrar al software más que directamente con el password. La idea en la que se fundó el Free Software es mejorar en base a una observación más amplia al tener más manos que traten el código, y detectar más defectos se podrán registrar y corregir. Un programador llamado Bruno Coudoin creó el software educacional Gcompris para su hijo; no tuvo que perfeccionarlo, porque otros programadores se convirtieron en padres, como él. La esencia del GPL es tener un software de alto desempeño, creado por manos artesanales y sin sobre-programación, como sucede con el clip de ayuda de MS Office.

Una de las respuestas de Microsoft al Free Software fue poner Windows + Office en 3 usd, un software dedicado para países tercermundistas, con herramientas pobres de Office pero capaz de tener una gran respuesta de clientes como países latinoamericanos. También la comunidad de CodePlex ha sido capaz de hacer aplicaciones específicas para plataforma Windows. Muchos de estos intentos han sido inútiles: en cuanto a programadores, Sourceforge tiene mucha más capacidad de creación que CodePlex, mas Linux tiene mucho trabajo con los nuevos usuarios de sistemas operativos caseros y pequeñas empresas.

Apple es otro tema: más enfocado a sus gadgets portátiles en sí que al sistema operativo (SO), con un mercado muy marcado y limitado, Mac se ha conformado con un mercado definido con sus plataformas de iPod, iPhone y demás derivados. Aun así hay que distinguir que muchos usuarios de comunidad estudiantil han preferido comprar Mac. Con esto tienen un hardware excepcional, ya que su nuevo diseño compacto de laptops MacBook y MacBook Pro tiene piezas muy sólidas y procesos de manufactura muy rigurosos que proporcionan un producto óptimo. Su SO ha cambiado con el tiempo; en los primeros diseños basados en lenguaje ensamblador de Motorola, habían perdido mucho poder con lo básico del SO, por lo que decidieron, a principios de los 90, dar un giro drástico y hacer un nuevo sistema operativo basado en Unix, mas específicamente en FreeBSD, al igual que Linux es un modelo basado en Unix. El problema con Mac es su falta de interés por este mercado, como el de Java por el desktop, enfocándose a servidores, olvidando que el que controla desktops controla lo demás, como Windows nos ha enseñado. Mac tiene la capacidad de liderar el Free Software si se decidiera, tiene la infraestructura y la capacidad para ser punta de lanza.

Ahora entramos en un tema diferente, la guerra de SO. Lo que ha detenido el avance en materia tecnológica es la falta de unión de los SO, y más aún la fragmentación. Linux sería mucho más potente de tener solo un par de distribuciones; ahora hay programadores trabajando en mismos problemas al mismo tiempo. Un caso claro de esto es Debian, en el que uno de sus programadores decidió que no le gustaba el curso de la distribución y, en el punto en el que estaba, se la llevó y contrató a 10 programadores tiempo completo para crear Ubuntu. Se podría decir que fue una actitud poco ética, pero es completamente legal, ya que es parte del espíritu del Free Software; además, en su defensa se puede decir que, aunque llevó el SO a otro lado, aun así, si Debian y Ubuntu trabajaran juntos, Debian como un gigante con una comunidad muy vasta de programadores y Ubuntu como un fenómeno en Linux que crece exponencialmente desde los cinco años que tiene de vida, juntos tendrían un poder inmenso; caso contrario, trabajan por separado para encontrar solución a casi los mismos problemas.

El camino a seguir es difícil: un trabajo sin paga y el hacer algo por el bien de la sociedad, no es aceptable para el mundo capitalista en el que vivimos. La visión capitalista es completamente contraria a la visión de la ciencia. De los problemas más comunes que se encuentran es el económico, por lo que generalmente las páginas de distribución de Linux tienen un área de donaciones. Albert Einstein dijo: “Es obligación de cada individuo regresar al mundo al menos lo equivalente de lo que el mundo le ha dado”. La remuneración económica los ayudaría a seguir adelante con sus proyectos, no importando la cantidad, sino apoyar a la causa. También nos topamos con los problemas de bugs, que son inconsistencias en el código que le causan conflictos; encontrarlos y corregirlos es una tarea ardua.

Al final, el libro nos da sus puntos de vista sobre el futuro no solo del software y los sistemas operativos, también de la humanidad y las posibles áreas de avance tecnológico.

“After the Software Wars”, Keith Curtis (Resumen parte 1)

Mi impresión, después de leerlo, es de haber descubierto todo un mundo del que solo había ligeramente escuchado: Linux como un sistema operativo que puede ser usado por el más neófito de los usuarios. Aparte, me parece intrigante cómo una pequeña red de programadores ha crecido tanto trabajando en conjunto, diseñando y administrando, creando una serie de recursos ilimitados que es el Free Software (hablamos de una red mundial de programadores que pueden abatir la nomina de Microsoft y Google juntas). Es el futuro de la ingeniería de software: crear algoritmos tan potentes, en base a la investigación, que en conjunto pueden crear las comunidades que Linux ostenta. Linux técnicamente es el kernell, y cuenta con distribuciones como la vasta y compleja Debian (roca en la cual se forja la distribución conocida como Linux para seres humanos, Ubuntu; Red Hat y su red dividida de usuarios con Fedora y Red Hat Enterprise, Linux y Novell, viejo conocido de Windows, que compraron la distribución alemana de SuSE).

El libro podría tomarse como una amarga venganza en contra de Microsoft, hecha por un ex-trabajador que reniega de su periodo laboral, pero no es así, más bien condena sus prácticas monopólicas; el avance que actualmente podría darse en la tecnología si la red de usuarios de Free Software creciera, ellos evolucionarían en programadores y diseñadores; pero por ganar en lo económico (como ha demostrado Bill Gates apoyado por Forbes), en lugar de promover una retroalimentación que beneficiaría al sistema en general, Microsoft se conforma con tener a los usuarios como usuarios y seguir vendiéndoles las aplicaciones, widgets y demás baratijas a precio de oro, como Windows Vista. La comunidad de usuarios de Linux sí ha evolucionado a una de programadores, quienes van desde los que determinan un código sencillo y buscan bugs en el sistema, hasta programadores de kernell y códigos más complejos. Esto queda demostrado con comentarios y fuentes fidedignas (con links a las notas en internet) de programadores de alto nivel trabajando con Debian.

En uno de los primeros capítulos de este libro, llamado iBio, el autor nos habla de cómo comenzó su carrera en Microsoft, y después complementa con un glosario de términos informáticos para quienes no estén tan versados en el tema, haciéndolo fácil de leer para cualquiera. Al comenzar, hay una analogía de Linux con Wikipedia y de cómo esta última, con el paso del tiempo, se ha convertido es un oponente imbatible de las enciclopedias electrónicas de paga (Encarta o Enciclopedia Británica) y llega un punto cercano a lo imaginado por Asimov en “Fundación”. Lo mismo que ha ocurrido con Wikipedia, considera el autor, puede ocurrir en el mundo de los sistemas operativos: la creación de perfección en base al trabajo en equipo. No hay paga para los desarrolladores, pero es una responsabilidad casi moral el contribuir de alguna manera y de todas las formas disponibles. Es gratificante tomar el Synaptics y encontrar cualquier cantidad de aplicaciones para bajar sin costo; en Windows esto sería impensable, como si se recurriera a la piratería. Esto es lo que ofrece Linux: la retribución para los programadores es un sistema operativo ágil y eficiente que avanza a pasos agigantados para convertirse en el sistema operativo universal (al igual que el motto de Debian).

Uno de los temas que favorecen e inspiran al autor es la inteligencia artificial, mencionándola como el Santo Grial de la computación. En 1996, IBM creó una maquina que pudo vencer al campeón mundial de ajedrez, Gary Kasparov. Llamada Azul Profundo (Deep Blue), esta máquina sigue guardada en las bodegas de IBM, ya que no tienen licencia, no quieren perder el código y no tienen interés de buscarle un mercado. No solo creada con algoritmos de jugadas y estrategias de ajedrez, Azul Profundo es capaz de hacer planeaciones 200’000,000 posiciones por segundo (en comparación con un buen jugador de ajedrez que solo puede analizar 3 posiciones por segundo) y ahora está guardando polvo, en lugar de estar en manos de una comunidad capaz de llevar esa información a horizontes inimaginables.

Otro claro ejemplo es DARPA (siglas de Defense Advanced Research Projects Agency), considerada como la precursora de internet, que ha auspiciado concursos e iniciativas para el avance tecnológico, entre ellos un sistema robótico de control de dirección de un automóvil, código ahora inaccesible, pero que existe, hecho por personas que se quemaron las cejas investigando y llevaron a la luz, para encontrar otra vez la oscuridad en alguna vieja bodega. De no ser por estos atrasos burocráticos, ya tendríamos esa tecnología al alcance de la mano y capaz de trabajar para la humanidad.

Google, el motor de búsqueda más usado, fue otro tema tratado en este libro. Con un término muy usado en países de habla inglesa (google it), ésta es una compañía que decía apoyar incondicionalmente al Free Software pero que guarda con recelo sus códigos, haciéndose con el monopolio de las búsquedas en internet. Y de ahí el tema de la AI: el motor realiza una búsqueda con parámetros muy complejos capaces de tomar la decisión si las paginas son confiables a lo que el usuario desea; ahí hay otro código cerrado a la comunidad, que pudiera trabajarse y hacerse más grande, capaz tal vez de volverse una “Strong AI”, inteligencia artificial capaz de pasar las pruebas de Turing. Google, siendo ya un gigante de las búsquedas, se hizo de otras aplicaciones sin darles el tratamiento debido, como con su servidor de blogs, Blogger, que compró en paquete con 6 programadores. Blogger tiene un límite de implementaciones, a diferencia del WordPress, que es libre y capaz de tomar el código y adaptarlo al gusto estético y práctico del usuario. Ahora ya hay una comunidad capaz de darle guerra a Google en cuanto a motor de búsqueda, con un código base llamado Lucene de la Fundación Apache.

WordPress / Software Wars

Mi blog se llama Koalbiter’s Journal, pero casi siempre tengo un tema de que hablar y casi no hablo sobre mí, bueno, voy a cambiar de perspectiva junto con el cambio de mi Blog de Blogger a WordPress.

La razón: el apoyo al Open Source Software que WordPress expresa a diferencia de las prácticas monopólicas de código por parte de Google. Ver entradas de mi blog anterior aqui.

No soy programador aunque tampoco soy neófito en cuanto a computadoras, soy ingeniero mecánico electricista y actualmente estudio mi maestría en mecatronica, una ciencia multidisciplinaria de mecánica, electrónica e informática. Actualmente llevo una clase de simulación y programación en la cual nos encargaron leer el libro de Keith Curtis “After the software wars”, ex trabajador de Microsoft. En este libro se habla de cómo hay una campaña de desprestigio contra el Open Source Software y sus programadores y como este es el camino a la sociedad tecnológica que busca el post-modernismo. Se podría decir que es un anarquismo informático, pero en base real del anarquismo, el que busca liberar a la sociedad de clases, más que arrojar bombas y protestar a todo.

El Blog es una herramienta informática muy práctica, en ella se lleva a cabo un trabajo periodístico, literario, informativo, o simplemente recreativo, pero su poder de propagación es grandísimo, mundial descartando las barreras del lenguaje. Mas o menos el Open Source Software va por el mismo camino, solo que la fuerza de programación trabajan en paralelo y con moderadores en base a cada área de aplicación, un ejemplo es www.sourceforge.net una comunidad de 1,900,000 programadores aproximadamente. Esto es una fuerza laboral más grande que todo Microsoft y Google juntas.

Estoy en la lectura de este libro y me ha hecho reflexionar, esta comunidad necesita apoyo. Mi primera acción fue utilizar Linux con la distribución de Ubuntu en mi laptop, estoy por instalar Kubuntu en mi desktop personal para probar el GUI de KDE y ahora mudo mi blog a WordPress. Yo sé que es poco, pero en conjunto esta acción repercutirá en un futuro cercano.

“After the software wars” es un libro escrito por Keith Curtis, su formato electrónico es libre y lo puedes descargar aquí. También está la versión impresa de venta por amazon After the Software Wars, para apoyar al autor.